La pandemia aflojó y las ferias volvieron y entre ellas la del Saló del Còmic de Barcelona, y, por primera vez en océanos de tiempo, el TMEO puso stand y por ahí anduvimos difundiendo cultura y recogiendo firmas por no sé qué movida de la casa real. Fue un finde muy divertido.