¿Qué era aquello que inquietaba tanto a los informáticos? ¿La masculinidad, la feminidad, la pluralidad, la singularidad?