Cuando se te juntan el síndrome postvacacional, el síndrome del impostor, el de Peter Pan y el de la cabaña.