No me gusta presumir pero, si nada se tuerce, esta semana cada día un chistecillo nuevo del Listo en una ráfaga sin precedentes desde la de cuando me invitaron a ir con los amigos de El Estafador a un festival de música moderna.