Ladies and gentlemen, feliz 2022.

2021 ha sido un año de luces y sombras, quizá de muchas sombras y pocas luces, pero bueno, ya pasó, y hasta la pandemia ya casi ha terminado, ahora sí casi seguro, aunque también la daba yo ya por casi terminada en un post recopilatorio que le dediqué en julio y resultó que todavía le quedaba un poco de recorrido.Contraportada del TMEO ESPECIAL BARES con guion de Xavier Àgueda, dibujo y color de Mauro Entrialgo.

De todas formas, 2021 fue el año que volvimos a los bares o al menos el TMEO volvió a los bares y en la contraportada del TMEO renacido había una viñeta con guion mío y dibujo de Mauro Entrialgo, lo que podría considerarse una de las cimas de mi carrera, no tanto de la de Mauro.

En lo que sería una valoración puramente cuantitativa, sin embargo, no ha sido la de 2021 la mejor cosecha de cómics del Listo. Dibujé muy poco, incluso menos que en 2020. Hasta podría haber perdido el mojo, ya veremos.

Tampoco asistí a ningún salón ni a ningún festejo, porque había una pandemia mortal y también porque se me volvió a espachurrar el menisco, pero tranquilos que ya me lo han vuelto a coser por enésima vez y esta vez el cirujano se ha arremangado la bata y ha puesto en uso las más espeluznantes de sus herramientas y hasta me puesto recta la tibia, lo que fue bastante doloroso pero tengo ciertas expectativas puestas en que valiese la pena: el tío tiene la sala de espera decorada con camisetas de jugadores de balompié firmadas y enmarcadas, lo que podría ser un indicio de que a lo mejor este sabe lo que hace más que la inútil que me operó hace dos años, de manera que confío volver a bailar en breve. En todo caso y sin quitarme el pijama, y sin dejar de dar un poco de pena en términos generales, todavía molé bastante en momentos concretos como cuando me entrevistaron en el fanzine Cretino y en Radio Euskadi o cuando participé en la exposición Instagráfico en Sagunto. Ojalá haber podido asistir a esto último en persona porque diría que fue muy bonito, imprimieron una viñeta del Listo a un tamaño nunca visto y la pusieron en la marquesina de una parada de autobús.

Instagráfico, exposición de humor gráfico en Sagunto

Otra excusa por haber dibujado poco este año, aparte del desánimo y la falta de inspiración, es que trabajé por dos. Don’t get me started. Tanto me enfrasqué en mi trabajo de día que hasta me hice youtuber de cosas fáciles de informática en català. Vean los frutos en Curs de LibreOffice Writer fàcil en català, Curs de LibreOffice Base fàcil en català, Curs de full de càlcul fàcil en català, Curs fàcil en català d’edició de so i vídeo amb Audacity i OpenShot y Curs fàcil i en català de competències TIC bàsiques.

Me vine arriba y hasta recopilé y regalé un dossier de ejercicios de COMPETIC con licencia Creative Commons.

Por otro lado, aprendí muchas cosas curiosas en Twitter e hice una lista de 100 de ellas y algún día haré otra lista con 100 más y fantaseo con que algún día, si vuelvo a tener tiempo libre, sacaré un librito de cosas así.

También he seguido trabajando en un libro de batallitas de mis abuelos que empecé el año pasado durante el confinamiento pero esto tampoco tiene todavía pinta de estar terminado pronto.

Pero os voy a admitir, entre ustedes y yo, que me de cara a enero de 2022 se vienen cositas, concretamente un ambicioso proyecto no relacionado con la literatura ni con el noveno arte que podría mermar todavía más el ritmo de actualización de esta página que tanta vidilla tuvo cuando éramos jóvenes hace uno o dos lustros, pero no prometo nada porque todo da muchas vueltas y vete tú a saber qué nos deparará el mañana.

En todo caso, muchas gracias por leer las historietas del Listo, sobre todo a los que compartís las viñetas o las comentáis aquí o por las redes sociales. Besos y abrazos y paciencia con lo que quede de pandemia que no puede ser mucho. Se os quiere.

Os dejo con el vídeo de la presentación del TMEO renacido por si no lo visteis en su momento: