Ladies and gentlemen, feliz 2017.

tumblr_oixg38xazb1tn7avwo1_1280

Este 2016 ha sido un año un poco oscuro en el que ha muerto mucha gente, incluyendo muchos famosos, incluyendo Leonard Cohen, que era uno de mis prefes. En lo personal y en lo listil, sin embargo, ni tan mal, me jodí el menisco por dos lados y esto me llevó a dibujar más de lo habitual. Tenía el gran proyecto de sacar otro recopilatorio, el Liguepedia, y de momento me lo estoy comiendo con patatas pero tarde o temprano saldrá, ya veréis. Si eres editor de tebeos y tienes buena vista para los negocios no dudes en contactar conmigo.

En todo caso, el 2016 lo empezamos por todo lo alto con el Listo nº 1000, una historieta de una longitud inaudita por estos lares, con 18 páginas y con el bonito título de La noche de Tito. El maestro Josep Lapidario nos honró con un prólogo para la versión e-book.

Hice otro cómic largo muy chulo que se tituló Los grupos, pero lo más visto de 2016, sin embargo, fueron las tiras Refugiados mis cojonesNo es no, las prosas El rey ha muerto, viva El Jueves y El misterio de los detectives mellizos, y, por encima de todo, esa coña sobre la Diada que empezó como cuatro tuits improvisados y terminó corriendo por los grupos de Whatsapp en mil versiones diferentes sin acreditar.

Y, así como en 2015 había dado bastantes vueltas por los sitios, el 2016 me lo tomé con más calma incluso antes de que la rodilla se me pusiese a hacer cosas raras, pero sí que estuve tratando de vender mis cositas en La Bookman, el Graf y el Salón del Cómic de Barcelona. Y también presenté el Oxitocinas en batín desde casa y, como me rieron la gracia, luego hice lo mismo con el de Una amante complaciente.

Y me entrevistaron en la revista Omnia y salí retratado en la exposición Friends Collector de Javirroyo, y hablaron del Listo y de sus cosas en Euskadi Irratia, en el Underbrain Show, en el Cómic Tecla, en el youtube de Josep Busquet, en el libraco Cómic digital hoy y en un trabajo de fin de grado de Comunicación audiovisual.

Empecé a colaborar en la revista Catalunya, y seguí colaborando más o menos regularmente en el TMEO, en la revista Omnia, el diario Noticias de Navarra, en La Directa, en Monográfico y en el Kristal, creo. Y también salió puntualmente un cómic del Listo en el Paranoidland y otro en el libro HTZ Vol. III: Steranko Security System.

Empecé una serie de conversaciones con telemarketers. El Listoteca y el Listonauta siguieron navegando a velocidad de crucero. Las redes sociales Facebook y Twitter se mantuvieron como mi principal vía de difusión y promoción. Muchas gracias, por cierto, a todos los lectores que comparten los cómics del Listo por los sitios o pulsan botoncitos indicando que les gustan.

Vamos, que, comiqueramente hablando, 2016 ha estado bien y no dejaremos que Trump ni Rajoy nos empañen su recuerdo. Pero vuelvan por aquí el 2017, que no prometo nada pero puede que también salga algo bonito.

Share Button