Ladies and gentlemen, este fin de semana Vitoria-Gasteiz era un hervidero cultural: en la Plaza de la Virgen Blanca había una Feria de la Patata y en la plaza de al lado había una feria de coches viejos, pero ambos eventos quedaron eclipsados porque el sábado en la librería Zuloa se presentó ni más ni menos que el número 100 de la revista TMEO.
De forma que veintipico aguerridos temeolaris unieron sus superpoderes e hicieron gala de su característico humor fino y unos cuantos periodistas tomaron notas sobre la revista, la crísis, los calcetines, lo underground y los huertos.

Y luego fuimos a una sidrería y nos pusimos tibios a base de chorizo a la sidra, revoltijos de bacalao, bacalaos fritos, txuletones, quesos, sidra self-service, rioja y pacharán.
Y luego en el Bodegón Gorbea pintamos un mural que riéte tú de los de Diego Rivera y luego fuimos a otro bar y estuvimos de fiesta hasta… bueno, ni idea, yo es que me retiré cuando llevaba casi 14 horas de alegría y cachondeo y cánticos y filosofía y risas, pero se rumorea que luego hubo más fiesta en una discoteca y luego hubo más fiesta en un afterhours y no se descarta que todavía quede algún temeolari por ahí dando tumbos.

Para más información, lean sobre nosotros en el Gara.

Para ver lo guapos que somos, pásense por el Flickr TMEO o denle al play a este simpático video:

Share Button