Viñeta de humor gráfico sobre el incomprendido acto de resoplar.

“Hay que tener la mente abierta. Pero no tanto como para que se te caiga el cerebro al suelo.” (Walter M. Kotschnig)

Share Button