Viñeta de humor gráfico que especula sobre qué deben de hacer por las noches tantos hombres tan viriles encerrados en pequeños camarotes en un crucero aparcado en el puerto de una de las ciudades más románticas de Europa.

“Nunca en mi vida he amado a ningún pueblo ni colectivo, ni al pueblo alemán, ni al francés, ni al norteamericano, ni a la clase obrera, ni a nada semejante. En efecto, sólo amo a mis amigos y el único género de amor que conozco y en el que creo es el amor a las personas.” (Hannah Arendt)

Share Button