Se nos muere el Tumblr tal y como lo conocemos y lo echaremos un poco de menos porque a lo largo de los años nos ha dado no pocas alegrías. El nuevo Tumblr tendrá el mismo nombre que el viejo Tumblr, pero ya no será lo mismo.

Tumblr nació en 2007 de las manos de David Karp y a mediados de 2011 ya alojaba más blogs que WordPress. seguramente por su sencillez y su facilidad de uso y por el ambientazo que se generó, más lúdico e informal y menos hostil y peleón que el de otras redes sociales. Ahí floreció nuestro Listonauta y llegó a tener más de 6000 seguidores. Vía Listonauta compartía todas las imágenes graciosas que me encontraba por los sitios y visitar el dashboard ha sido durante años mi ritual mañanero, junto a la taza de leche con cacao. El 2013 Yahoo! compró Tumblr por mil cien millones de dólares, en 2017 David Karp abandonó la empresa y en 2018 el nuevo CEO está haciendo cambios que están resultando un impopulares y que no pocos usuarios consideran prácticamente un suicidio.

Entre los cambios más controvertidos, Tumblr estrena la prohibición de imágenes de cópulas (reales o dibujadas), los culos, los genitales humanos y, si lo he entendido bien, los pezones de pechos que aparenten ser femeninos (“Adult content primarily includes photos, videos, or GIFs that show real-life human genitals or female-presenting nipples, and any content that depicts sex acts”). Entiendo que la nueva normativa deja la puerta abierta a imágenes de pezones aparentemente masculinos y a las de genitales de especies no humanas. Lo de los female-presenting nipples me suena especialmente divertido y lo interpreto como que quieren ser puritanos y posmodernos al mismo tiempo y que entienden que hay hombres con tetas y mujeres sin ellas y que los la permisividad respecto a los pezones depende más de su aspecto que de los genes de la persona que los luce. Sigue apestando a sexismo decimonónico pero mi teoría es que las cabezas de los idiotas que han ideado esta nueva política quieren regirse más por criterios estéticos que de género, podría ser, aunque admito que entonces se hace raro que los culos estén prohibidos en general, tanto los de apariencia masculina como los de apariencia femenina, porque todo el mundo sabe que los culos, como las pechos, son mucho más bonitos y confortables los de apariencia femenina, y menos peludos y, por lo general, más limpios.

No es la primera red social que va por este camino. De hecho, el cabreo entre sus usuarios viene del hecho contrario, de que hasta el 16 de diciembre de 2018 Tumblr ha sido un oasis de despiporre en medio de otras redes sociales más mojigatas.

Me acuerdo un día que Facebook me borró un dibujo y me amenazaron con cancelar mi cuenta porque el tema principal del dibujo era un culo. Era un culo humano, masculino, pero no hubo bula, ni siquiera en consideración de mi estilo de dibujo, que cualquiera que me haya visto dibujar culos estará de acuerdo en que el potencial de mis dibujos como herramienta de asistencia al onanismo es muy limitado, no creo que nadie en su sano juicio pudiese lograr una erección por mucho tiempo que llevase en alta mar. Me leí las directrices de Facebook y eran muy confusas respecto a los culos, en general estaban prohibidos pero se hacían excepciones respecto a los culos artísticos, de lo que deduje, con una punzadita de dolor en mi autoimagen, que el culo que había dibujado, a parte de ser poco útil desde un punto de vista masturbatorio, no lo era tampoco desde un punto de vista de la Historia del Arte. Facebook no quedaba claro dónde estaba la frontera entre un culo obra de arte y un culo no obra de arte, pero daba un ejemplo concreto de culo obra de arte: el culo de la estatua de David de Miguel Ángel en el Museo de la Academia de Florencia. Para ir sobre seguro, substituí mi dibujo de un culo por una foto del marmóreo culo de la estatua de Miguel Ángel y ya no tuve ningún otro problema.

Imagino que estaréis pensando que mi culo no debía de ser muy bonito y que seguramente hay muchos otros culos que, sin ser culos de estatuas renacentistas, también deben de caer en el lado artístico de la frontera. No lo sé. Me divierte mucho hablar de culos pero tampoco es que sea un experto en el tema. Hablemos de pezones.

Un día la revista New Yorker compartió en Facebook una viñeta muy fina de Mick Stevens en la que salían Adán y Eva, desnudos, como Dios los trajo al mundo, porque, según las Sagradas Escrituras, en el jardín del Edén todavía no se había descubierto el concepto de pecado y Adán y Eva no se avergonzaban de su propio cuerpo. No negaré que era un dibujo mucho más bonito que mi dibujo del culo pero también distaba bastante de poder usarse como material de inspiración masturbatoria. Facebook, sin embargo, tampoco quiso eso en sus servidores, alegando que a Eva se le veían los pezones y que eran pezones de mujer. Bob Mankoff, editor del New Yorker, escribió un artículo mordaz sobre el tema que se ilustraba con imágenes ampliadas de los pezones de los dos personajes que aparecían dibujados en la viñeta de Mick Stevens. Los pezones de Adán, vistos de cerca, eran dos manchas negras. Los pezones de Eva, vistos de cerca, eran dos manchas negras prácticamente indistinguibles de las de Adán. Sin darle al zoom, eran dos puntitos negros y dos puntitos negros, cuatro en total. La frontera entre pezón admisible y pezón inadmisible no estaba pues trazada en función de la apariencia real de los dibujos de los pezones sino de la idea que transmitían en su contexto. Los dos puntitos negros que simbolizaban los pezones de Adán eran admisibles porque representaban pezones de hombre pero los dos puntitos negros que simbolizaban los pezones de Eva evocaban la idea de que las mujeres también tienen pezones, y el hecho de que sea precisamente esa idea lo que incomoda a los censores es muy loco porque precisamente son los pezones de las hembras de todas las especies de mamíferos que yo sepa los que tienen sentido de ser pues cumplen una función muy concreta durante la lactancia, mientras que los pezones de los machos siguen siendo un misterio de la humanidad, prácticamente no sirven para nada excepto en los casos afortunados de hombres que los pueden contar entre sus zonas erógenas. Lo interesante desde un punto de vista biológico es que los hombres tengamos pezones.

En Twitter no son tan quisquillosos con estas tonterías pero también tienen sus cositas. A mí una vez me suspendieron la cuenta por haber participado en la difusión de la dirección en que vivía un policía antidisturbios que nos había parecido que se había excedido en la ultraviolencia contra manifestantes desarmados. Fue esa primavera mágica de 2011 en que llenábamos las plazas y creíamos estar arreglando España. Recuperé me cuenta de Twitter pero solo tras expresar mi arrepentimiento y mi promesa de que no volvería a suceder.

Este año, la red del pajarito azul se ha vuelto todavía más exigente con sus usuarios y ha bloqueado centenares de cuentas de personas que habían escrito tuits que contenían la palabra “matar” conjugada en primera persona, seguramente sin pararse a sopesar la posibilidad de que prácticamente todas y cada una de las personas que escriben “te mato” o “os mato” en Twitter lo hacen en un contexto hiperbólico y por lo general humorístico, que en realidad casi nadie va a matar a nadie por si la tortilla de patatas lleva cebolla o no lleva cebolla.

Aunque me lo tome a guasa, me resulta fácil entender la censura de Twitter. Imagino que, desde el punto de vista subnormal, los censores de tuits están haciendo lo posible por salvar vidas. Me cuesta más entender la cruzada de Facebook y Tumblr contra las partes del cuerpo divertidas.

El debate entre qué es pornografía y qué es erotismo tiene más años que internet, puede que venga de la época de la imprenta o de los primeros cuadros, y, según qué erudito leas pontificando sobre el tema, parece un debate muy complicado, pero una definición fácil que se suele considerar es que la principal función de la pornografía es el hacer que la sangre fluya hacia la entrepierna y levante las estructuras que haya que levantar, mientras que el erotismo, si bien puede llegar a calentar y a levantar estructuras, suele trabajar también con otros elementos comunicativos. A modo de ejemplo: Redtube, Pornhub y Xhamster ofrecen pornografía y los adolescentes lo saben y son las páginas que visitan cuando les apetece tocar la zambomba. Lo que nos están quitando de las redes sociales, sin embargo y por lo general, más que pornografía, son chistes verdes. Una auténtica cruzada contra la pornografía tampoco tendría mi aprobación pero es esto es una patética cruzadita contra el humor.

Cuando refunfuño en público sobre estas cosas, es inevitable que algún lumbreras me explique lo que una red social es una empresa privada que y los gerentes de las empresas privadas tienen derecho a fijar las normas que ellos quieran, y que yo, como usuario de los servicios que ellos ofrecen, tengo dos opciones: o tomarlo o dejarlo, y que si no me gusta el nuevo Tumblr nadie me obliga a usarlo.

Y este gran argumento, que creo que es lo que los jóvenes llaman “un tremendo zaska” me lleva a la moraleja del asunto, al auténtico problema, que es precisamente que los medios de comunicación modernos y molones están en manos privadas y que las normas de uso que rigen las comunicaciones a través de estos medios las fijan organismos no democráticos.

Sí que seguimos teniendo una libertad de expresión prácticamente total en medios de comunicación que están prácticamente obsoletos, como el teléfono o el correo postal, y nos parecería una barbaridad que alguien censurase el contenido de nuestras cartas o nuestras llamadas, y nos hemos acostumbrado también a que la libertad de comunicación en los medios de masas pre-internet como la radio y la tele estuviese delimitada de formas rocambolescas por entes públicos y poderes financieros, pero ahora la tecnología está poniendo a nuestro alcance medios de comunicación multipunto-a-multipunto que molaría que fuesen libres y que casi seguro que tarde o temprano lo serán, porque no se pueden poner puertas al campo y porque tarde o temprano elegiremos gobiernos que apuesten por garantizar las libertades básicas y porque, igual que tantos internautas elegimos Tumblr durante tantos años porque molaba y no se inmiscuía, seguiremos buscando espacios que molen y no se inmiscuyan.

No pocos tumbleros cabreados consideran la censura de culos y pezones el inicio de una pendiente resbaladiza y temen que si cedemos ante estas chorradas sea más fácil que en un futuro nos limiten la libertad de expresión en temas más importantes. Yo sigo apostando a que no, a que tarde o temprano la libertad irá a más y el puritanismo a menos, en parte porque los adolescentes y preadolescentes están igualmente todo el día tocándose con el Pornotube, pero también porque, aunque los puritanos hacen mucho ruido y son muy molestos, me sorprendería mucho que fuesen a más en lugar de ir a menos.

Mi bola de cristal dice pronto el puritanismo actual será motivo de cuchufleta entre los historiadores, como el puritanismo victoriano y el de los talibanes.

De mientras, sin embargo, el menda se tomará un descansito de Tumblr, no sé si definitivo. Quien quiera seguir las viñetas del Listo puede intentarlo en otras redes sociales como Twitter y Facebook, aunque tampoco sean una maravilla; si quiere usted asegurarse de leerlas todas, incluso las que contengan imágenes de pezones femeninos, lo mejor que puede hacer es buscarlas en su fuente original aquí en Listocomics.com o suscribirse al canal de Telegram.

Como decía William Wallace en la película de Mel Gibson, puede que nos quiten la libertad pero jamás podrán quitarnos los culos.

Share Button