Los viejos arquetipos nunca mueren.