«La resignación es un suicidio cotidiano» (Honoré de Balzac)