Muchos personajes de ficción evolucionan adquiriendo matices y profundidad psicológica.
Los nuestros no sólo eso, sino que encima son cada vez más fáciles de dibujar.
En serio, ya estaba hasta los mismísimos de la melenita de marras.