Próxima estación: paranoia.

Continúa.