Los estereotipos regionales son muy molestos pero también tienen su lado bueno.

«Los hombres ilustres tienen toda la tierra por tumba.» (Pericles)