Un cómic sobre la aventura de vivir en un estado policial ultraviolento.

Otro cómic para La Directa. Traducido diría más o menos así:

Un día que no tendría que haber salido de casa me encontré en medio de un follón. «Ay mama, ¿por qué?»
A un lado, jóvenes desmadrados con pintas de no ir a misa los domingos. «¡No hay pan para tanto chorizo!»
Al otro, los profesionales de la seguridad pública encargados de velar por nuestro bienestar. «A la de una… a la de dos… y a la de…»
«Quizá mejor vaya hacia los que dice la tele que son los violentos.»

Share Button