«¡Me pregunto cómo los hombres pueden realmente tomarse las cosas en serio teniendo esa cosa larga que se balancea y cuelga de su cuerpo y que sube y baja a voluntad! Si yo fuera hombre, no pararía de reírme de mí mismo.» (Yoko Ono)