«El más intenso y simple de los placeres concedidos a los seres vivientes es el de restaurar la propia tensión osmótica» (Primo Levi)

Share Button