«Ahí comprendemos que en cuanto a emociones no somos más que comerciantes. Y bastante poco hábiles, siempre al borde de la bancarrota.» (Angélica Gorodischer)

Share Button