Una viñeta larga para El Estafador 141: Obras públicas absurdas.