Cuarto intento de hacer humor adolescente no freudiano. Fíjense con que sutileza y elegancia reciclamos los dibujos del chiste anterior.

Share Button