Estaba yo el otro día paseando por el monté Sinaí, intentando olvidarme de mis problemas con el faraón cuando vi una zarza que ardía con gran humareda. Hubiese llamado a los bomberos, pero pensé que era mejor actuar con rápidez antes de que el fuego se extendiera: me saqué la chorra y me disponía a apagar las llamas de forma artesanal cuando de repente oí la voz de Dios que me hablaba desde la zarza ardiente y me decía cosas raras sobre la liberación del Pueblo Elegido, aunque saltaba a la vista que yo no era judío porque la herramienta con la que había tratado de apagar el fuego… Pero bueno, el caso es que después de mucha charla delirante sobre filosofía y teología y lógica extensional, Jehová me entregó dos cachos de mármol pesadísimos con diez trucos sobre cómo hacer buenos webcómics. “¿Y esto que és? ¿un tutorial?”, pregunté haciendo lo posible para que no se me cayesen al suelo esos dos enormes pisapapeles. “Sí, bueno, más o menos, me hubiese molado escribir un tutorial largo y serio y molón, pero es que así, personificado en forma de zarza ardiente, se me queman los lápices y se me funden los bolis… anda coge esto y ves a enseñarlo por el foro WEE a ver qué opinan”.
La zarza siguió ardiendo en silencio, sin consumirse, y ni si quiera me acordé de preguntarle por qué permitía que hubiese tanta maldad en el mundo.

Diez mandamientos para hacer un buen webcómicCómo hacer webcómics: un mini-tutorial divino

Puede usted clicar en las tablas para ampliarlas y leerlas, pero básicamente lo que pone es esto:

DIEZ MANDAMIENTOS WEBCOMIQUEROS

I. Lee libros, haz cosas, vive la vida: No dejes que todas tus ideas provengan de los dibujos animados de la tele.

II. Piénsate 12 veces los chistes antes de dibujarlos (puedes estar depurando tu webcómic sin tocar un lápiz, mientras esperas el autobús, te cortas las uñas o participas en conversaciones aburridas).

III. Haz la letra grande: Gran parte de tus potenciales lectores son miopes y merecen una oportunidad.

IV. Escanea en blanco y negro (a 300 ppp) y pásalo luego a escala de grises (escanear directamente a escala de grises es tentador pero queda muy guarro).

V. No es necesario ser un virtuosos del Photoshop, pero vale la pena aprender a Cortar y Pegar, Copiar y Pegar, y, por supuesto, Deshacer (Ctrl+V, Ctrl+P, Ctrl+C, Ctrl+P, Ctrl+Z).

VI. Guarda al menos dos copias de cada cómic: una a buena resolución por si algún día hay que imprimirlo y otra que cumpla el doble objetivo de ser lo suficientemente grande para leerse sin lupa y lo suficientemente pequeña para caber en el ancho de la pantalla sin usar vaselina.

VII. El Blogger es una caca y las webs artesanales tienen su encanto, pero los profetas recomiendan WordPress + Comicpress.

VIII. Leete algún tutorial de SEO y aprende a dar a conocer tus cómics sin tener que spamear por mail ni dar la paliza por los foros.

IX. Apúntate a Webcomics.es y a Cómics en Blog.

X. Recuerda que los consejos (estos y otros) te los puedes pasar por el forro: La principal ventaja de los webcómics frente a los cómics impresos es que nadie paga por leerte, ergo no tienes jefes, ergo puedes hacer lo que te salga de tus zonas más íntimas. Faltaría más.

Share Button