Este ladrillo es la secuela de Cómo tener más lectores online: Un poco de SEO.

Hace un par de días os confesaba que la mayoría de visitas a mi web vienen vienen vía Google y os contaba los trucos que conozco para maximizarlas, pero también llegan a veces desde otros sitios. Os muestro el origen de mis visitas según el Analytics para que os hagáis una idea:

Las fuentes de tráfico de mi web según el Google Analytics.

El predominio de visitas desde redes sociales es innegable, sobre todo de Twitter (que aparece como t.co debido al acortador de URLs) y Facebook (facebook.com y también m.facebook.com, la versión para móviles).

Para tratar de aumentar estos números, vale la pena ponérselo a los lectores que quieran compartir nuestros posts con los botoncitos de colores del final del post (yo para eso uso el widget ShareThis para WordPress, pero hay un montón de widgets similares para escoger, no sé cual debe ser el bueno).

Por otro lado, está demostrado que los humanos tenemos cierta tendencia al borreguismo y a basar nuestra conducta en la conducta de los demás. Por eso, si ya hay gente que tiende a compartir tus viñetas en las redes sociales, vale la pena que los botoncitos de compartir incluyan contadores, no es sólo para fardar, es que realmente cuantas más veces se haya compartido ya más tiende compartirse, en plan bola de nieve.

Otra cosa que vale la pena es darse de alta en unas cuantas redes sociales y ser el primero en compartir las viñetas desde ahí, para a) que los contadores no estén nunca a cero, b) darle el primer empujoncito 2.0 a nuestras chorradas, y c) lo más importante: permitir que los lectores sigan nuestras actualizaciones desde ahí, como se solía hacer hace poco con los feeds de RSS.

Y esto va a modas, pero yo diría que ahora mismo la reina de la redes sociales en Internet es Facebook. Ahí tengo una página de El Listo y mi perfil personal. Al principio pasaba de perfil personal y todavía no conocía lo de las páginas, y entré en el Facebook cometiendo el típico error de crearle un perfil al personaje. Es mucho más práctico lo de la página: se promociona solo y no hay que ir aceptando amigos, las personas que pulsan me gusta ya quedan suscritas a las actualizaciones, y la cantidad de personas “suscritas” no está limitada (si usas un perfil en lugar de una página, tarde o temprano chocarás contra el límite de los 5.000 amigos por perfil y te cagarás en todo). Ahora estoy tratando de convencer a los amigos del viejo perfil del Listo que se apunten a la página del Listo, pero algunos se me resisten.

Y antiguamente lo que hacía era ir enlazando los nuevos posts en la página de Facebook del Listo, y al cabo de un rato lo compartía también en mi perfil personal, pero he comprobado que tienden a compartirse más y a recibir muchos más megustas si subo también la imagen en lugar de poner sólo el link, a pesar de que en el Fb las viñetas se redimensionan y se ven mucho más cutres que en mi web. Muchos autores se niegan a subir las viñetas a las redes sociales porque lo que quieren es maximizar los contadores de tráfico de su web y consideran que Facebook les quita visitas. Yo ya os comenté que a mí el número de visitas a mi web me la suda, lo que me gusta es que me lea mucha gente los tebeos, ya sea en mi web o en otros sitios. Los facebookeros más espabilados ya clicarán el enlace y vendrán igualmente a Listocomics.com, a por el archivo de viñetas a buena resolución.

Pero ojo cuando subimos imágenes a sitios que no son el nuestro, porque cada sitio tiene sus propias reglas y concretamente las de Facebook son unas reglas puritanas y ultrañoñas. Les preocupa la posibilidad de que sus usuarios puedan llegar a ver culos o pezones femeninos o imágenes de personas copulando. Si tus viñetas tratan estos temas no te arriesgues a subirlas al Fb, mejor pon sólo el enlace. Facebook borrará todos tus dibujos que considere que no gustarían al niño Jesús, te amenazará con cancelarte la cuenta, y, si no escarmientas, te cancelará la cuenta. Yo tuve problemas por este culito tan inocentón, y el mismísimo New Yorker tuvo problemas por estos pezones. Ver para creer. Los pezones masculinos no son problemáticos y las viñetas violentas, por supuesto, son bienvenidas, como en los programas televisivos infantiles. Cuando yo mande creo que trataré de organizarlo al revés.

Estadísticas dela página de El Listo en Facebook.

Otro sitio clave es Twitter, mi red social favorita. Me di de alta por probar, sólo con fines promocionales, lo confieso, y al principio iba agregando a un montón de gente casi al azar y sólo ponía los enlaces a las actualizaciones del blog, pero luego me fui viciando. Si te tomas las molestia de dejar de seguir a todos los que se pasan el día comentando los programas de la tele, Twitter se convierte en un surtidor imparable de chistes, frases ingeniosas y enlaces interesantes, 24 horas al día, 7 días a la semana. No le he probado nunca, pero dice la leyenda que si apagas el Twitter y pones la tele, en los programas de humor de moda puedes ver a personas recitando los chistes de Twitter del día anterior. Yo ya me he acostumbrado a tenerlo siempre abierto en una pestañita cuando estoy en el ordenador, y ya no sólo lo uso para enlazar mis mierdas, también pongo coñas improvisadas y comparto enlaces que me parecen dignos de ser difundidos. Mi perfil en Twitter ahora tiene unos 5.000 followers, y está claro que no todos los followers de una cuenta se leen todos los tuits, pero sí que, si tuiteo el enlace a una actualización, la primera avalancha de visitas llega al momento.

He probado también en Twitter lo de subir las viñetas en lugar de poner sólo el enlace, pero no noto que esto repercuta tanto en la cantidad de veces que se comparte la imagen como pasa en el Fb, seguramente porque los usuarios de Twitter igualmente tienen que hacer un clic antes de que las imágenes aparezcan.

Tengo tanta fe en el poderío de Facebook y Twitter, que les dedico casi toda una barra lateral en mi web. Para ello uso el plugin social de Facebook que muestra las caras de los amigos que han pulsado el megusta (el equipo de Zuckerberg también sabe algo de psicología y sabe que la mejor manera de convencernos para que nos guste algo es mostrarnos caras sonrientes de amigos nuestros a los que les gusta); y un widget de Twitter configurado de forma que muestra mis tuits y todas las menciones y enlaces a mis cómics, de manera que las cuentas de los que comparten o comentan los enlaces a Listocomics.com también reciben un poco de promoción automática en mi sitio. El código para el del Facebook se puede pillar en su sección de Social Plugins, el de Twitter en su sección de Desarrolladores.

Y a día de hoy Google Plus me manda relativamente poco tráfico comparado con T y Fb, pero aún así creo que su uso es muy recomendable, no sólo porque apuesto a que tarde o temprano se lo va a comer todo, sino también porque a Google le cuesta valorar la importancia de tu web a través de Facebook y Twitter, pero cada vez que a alguien le gusta o alguien la comparte en G+ son puntos que Google tiene en cuenta en el momento de ordenar los resultados de sus búsquedas.

Vamos, que recomiendo mucho usar Google Plus, no sólo poner el botoncito de +1 en cada post, sino también ir pulsando el +1 a todo lo que parezca interesante e ir compartiendo todo lo que parezca digno de compartirse, porque esto también nos proporcionará puntos de credibilidad de cara al AuthorRank. Yo tengo una página G+ de El Listo en la que pongo sólo los cómics y un perfil del autor en el que de vez en cuando también enlazo otras cosas, y me paso el día pulsando sistemáticamente casi todos los botoncitos de +1 que me voy encontrando en mi navegar por Internet.

Luego también está el Tumblr, otro gran invento al que entré con la idea de probar a compartir ahí mis viñetas pero que me ha ido enganchando y ahora entro prácticamente cada día porque me lo paso más bien jugando con el Tumblr que mirando la tele o mirando el Facebook. La tele y el Facebook son ñoños y mojigatos, Tumblr es todo lo contrario. Las risas y los escalofríos están garantizados. Es ideal para compartir imágenes de Internet y para que Internet comparta tus imágenes, y las imágenes compartidas pueden y suelen incluir un link a la fuente original y los enlaces no llevan nofollow, ojo, que esto no es moco de pavo. Tengo dos Tumblrs, el Listonauta, en el que cuelgo las viñetas del Listo junto con montones de burradas de otros sitios (la mayoría de ellas encontradas en el mismo Tumblr), y el Listoteca, más formalito, en el que cuelgo portadas de cosas que leo y me apetece recomendar.

Hace poco salió el Pinterest, que parece un sistema parecido al del Tumblr, y he leído cosas muy buenas sobre su gran potencial de promoción, pero yo lo uso de vez en cuando aquí y a mí personalmente no parece que me funcione tan bien como el Tumblr. Quizá es porque es nuevo y ya funciona bien para coñas anglosajonas pero todavía no se ha asentado lo suficiente para funcionar en castellano. Quizá es simplemente que el humor de los pinteresteros no conecta tanto con el humor listil como el de los tumbleros.

También tengo mi currículo de autor en LinkedIn, por si algún día me encuentran por ahí y me ofrecen trabajos, pero de momento no se ha dado todavía el caso ni tengo mucha confianza en que pueda suceder.

Si haces cómics en inglés, o cómics mudos, hay todavía muchos más sitios por los que puede valer la pena compartirlos. Concretamente yo te recomendaría echarle una ojeada a StumbleUpon. Sólo hay una viñeta del Listo que haya funcionado en StumbleUpon, la de Summer love, el resto chocan con la barrera del idioma.

Existen otras redes sociales (MySpace, Tuenti, Last.fm, Badoo, Filmaffinity, Linkara, ComicSpace, Tagged, Hi5, Virb…), y es fácil ir rellenando perfiles en todas, pero no me suena mí que ninguna de ellas tenga el poderío de las que he mencionado hasta ahora. En todo caso, en la Wikipedia puedes verlas todas y ordenarlas por el número de usuarios registrados en cada una de ellas, para hacerte una idea de si te vale la pena pasarte un ratito creando el perfil.

Existen horas punta en las redes sociales y en Internet en general, momentos en los que hay mucha más gente conectada que en ningún otro momento. En España, por supuesto, estos picos de tráfico se producen por las mañanas de los días laborables, cuando los oficinistas se supone que están currando pero en realidad se están tocando los huevos, y muchos expertos en social media recomiendan organizarse y postear y tuitear en esos momentos para maximizar el efecto. No descarto yo que tengan un poco de razón, pero dudo que la diferencia sea tan significativa como para calentarse la cabeza con ello. Entiendo que en los picos de tráfico no sólo hay más lectores potenciales, también hay mucha más gente tuiteando y posteando cosas y lo que cuelgues entonces quedará enterrado mucho más rápidamente que si lo cuelgas un sábado por la tarde. La tasa a la que las cosas quedan enterradas en Internet también crece en proporción a la cantidad de gente que se conecta, con lo que una cosa debe compensar la otra.

Pero bueno, estoy un poco solo en esta opinión, y también hay grandes webcomiqueros que dicen que uno de sus trucos para triunfar es fijarse un calendario de actualizaciones y ceñirse a él, posteando siempre los mismos días de la semana, y yo tampoco lo veo necesario. Es tu web y la llevas tú. No hay ninguna imprenta ni ningún equipo que coordinar. No hay ningún motivo para comportarse como el empleado de nadie. Por supuesto que es mejor actualizar a menudo que actualizar de vez en cuando, eso no lo negará nadie, pero creo que estás perdiendo trenes si se te ocurre un chiste de actualidad el sábado y no lo cuelgas hasta el martes porque has prometido a tus lectores que los martes son el día en que actualizas. Una de las cosas bonitas de Internet es su inmediatez, y yo creo que le saco más partido si cuelgo las cosas tan pronto las tengo dibujadas y las comparto por las redes al momento, sin esperarme a la siguiente hora punta. Los buffers son para los cobardes.

Y bueno, otra cosa importante: que por mucho que nos gusten los cacharros, no deberíamos olvidar que las redes sociales son conexiones entre individuos y que, aunque Internet las facilite, pueden existir fuera de ella y de hecho ya existían antes de que los universitarios yankis empezasen a jugar con el Arpanet. Tener amigos y llevarse bien con la gente es lo más bonito que hay y, aunque eso tiene valor en sí mismo, las ventajas colaterales son innegables. Nunca sabes por dónde va a aparecer un lector hiperproselitista que corra la voz de cualquier coña que hagas o que te de los consejos adecuados en el momento que los necesitas, pero es probable que aparezca dentro de tus círculos de amigos de verdad, no de los que sólo tienes agregados en el Plus.

Aunque, por otro lado, otra de las cosas bonitas de Internet es que una cosa lleva a la otra. La distinción entre amigos del mundo real y amigos de Internet se difumina por momentos. Hoy día es más fácil que nunca el encuentro entre personas con las mismas aficiones y afinidades y por lo tanto el surgimiento, no sólo de amistades, también de amores y compinches de todo tipo. Y esto, a parte de ser muy bonito, viene a cuento de que puede ser muy productivo compincharse de vez en cuando con otros webcomiqueros o con otros webmasters, sobre todo si juegan con temas similares a los tuyos.

Los psicólogos de RRHH a veces dicen cosas como que el resultado de 1 más 1 puede ser más de 2. No sorprenderá a nadie que los psicólogos de RRHH no sean muy habilidosos con la aritmética, pero lo que tratan de expresar a modo de parábola es que el trabajo surgido de un equipo puede ser más poderoso que la suma de los trabajos realizados por cada una de estas personas que integran el equipo.

Por ejemplo: Durante un tiempo estuve haciendo colaboraciones puntuales con otros dibujantes de cómics. Yo hacía el guión y ellos hacían el dibujo, y colgábamos el resultado en las webs de ambos, y los lectores de uno descubrían el trabajo del otro. Por ejemplo, fíjense lo bonito que quedó el Listo en manos de Bonache, Defriki, Javi Garrón, Morán, Lui Sin, Laurielle, RuntimeError, Paco Sordo, Jesulink, Javi Guerrero y Miquel Casals.

Otros ejemplos de trabajos en equipo que molaron son también los ejemplos de linkbaiting que mencionaba el otro día: lo de Estas navidades regala sexo oral, las Postalitas de San Valentín para corazones solitarios, los Listos de Oro. Si los coleguillas no me hubiesen seguido la corriente, ninguna de estas coñas hubiese tenido ni la mitad de gracia.

Y hasta ahora os he puesto ejemplos de lo mío porque es lo que conozco más, pero también merece la pena mencionar la gran movida del Big Culo Day o lo del Mes de la tetas (fíjense una vez más en el tirón viral que tienen las partes del cuerpo que incomodan a los censores del Facebook); o todos los webcómics que, de forma regular o con alguna excusa en épocas concretas, aceptan y publican fanarts, crossovers, guest strips y/o cualquier otro palabro inglés que vendría a significar más o menos lo mismo: cómics dibujados por artistas invitados a los que, en general, suele recompensarse con un enlace a su web. Yo con est0 soy un poco escrupuloso y me gusta que en mi web sólo haya mis mierdas, pero a veces he dibujado cosas adrede para los amigotes, y si recibo listos dibujados por otros artistas me hace mucha ilusión igualmente y suelo presumir de ello en el Facebook y sitios así.

Más allá de las colaboraciones puntuales, también es posible montar supergrupos y colaborar a largo plazo para promocionarse unos a otros.

Hubo un tiempo en el que todos o casi todos los webcómics en castellano tenían un widget con el drop del WEE en el que hacías clic y te salía un desplegable con un índice inmenso de enlaces a las páginas de todas las otras webs que se habían puesto el widget. Moló, pero murió de éxito, al final había tantos apuntados que sólo recibían visitas los que empezaban por la letra A.

Un poco más sectario y elitista fue el invento de Control Zeta. Doce coleguillas que estábamos más o menos en la misma onda nos hicimos una web y un widget que se actualizaba automáticamente con enlaces a las últimas actualizaciones de cada uno de nuestros webcómics. Todos pusimos el widget en nuestras barras laterales y todos recibíamos visitas unos de otros. Lo dejé cuando me pareció que ya no daba más de sí, que ya todos nuestros lectores nos conocían a todos y que había llegado la hora de ahuecar un poco mis barras laterales, pero me fui muy contento y muy satisfecho de la experiencia.

Una de las limitaciones de Control Zeta, sin embargo, es que era todo horizontal y era un rollo consensuar cosas en plan asambleario, a lo 15M, que cada vez que trataba de convencer a los demás para renovar un poco la plantilla entrábamos en ráfagas de mails que no solían llevar a nada. Con esta idea en mente, hace poco me dio por probar a montar mi propio Control Zeta, y me hice un widget que se actualizaba automáticamente con enlaces a las novedades de mi blog y de varias viñetas de humor gráfico online de calidad contrastadísima. Lo llamé El Listado e hice público el código pensando que igual más de uno lo querría en su barra lateral. No en plan recíproco sino porque sí, por su propia molaridad, sin compromiso alguno. De momento no ha tenido mucho éxito, pero le daré un tiempecito más, que a mí al menos me va muy bien tener cada día al alcance un clic las actualizaciones de gente como Eneko, El Roto, Forges o Fontdevila.

Lo que sí que me está funcionando es lo del Listo Widget, un cachito de HTML que se convierte en un cuadradito que puedes poner en la barra lateral de tu web y que se actualiza automáticamente con miniaturas del último cómic del Listo. Si os fijáis en las estadísticas que os mostraba al principio del post, a parte de los googles y las redes sociales, me llega tráfico de Crónicas PSN, El Sistema D13, Runtime Cómics, Un respeto a las canas y Con dos tacones. Todas ellas son páginas que se han puesto el Listo Widget.

La idea del Listo Widget no es mía, es de Ender Wiggins, el de Sinergia Sin Control, lo que es tan buena que no somos pocos los que nos la hemos copiado, y la medida de los cuadraditos 125×125 se ha convertido casi en un estandar no oficializado. Trato de mantener una colección de todos los webcomiqueros que se suben al carro de este invento en el Mosaico de los webcómics:

El mosaico de los webcómics

Pero tampoco os voy a engañar, lo del cuadradito del Listo Widget me resulta un poco coñazo porque tengo que recortar manualmente un cuadradito del último cómic que publico y subirlo a mi servidor (siempre en la misma carpeta y con el mismo nombre, para que sirva el mismo enlace a la imagen). Este es el único truco para que la gente pueda pillar la imagen en plan hotlinking y que les parezca que la imagen cambia sola cada vez que actualizas. No cambia sola, no, tengo que cambiarla yo, y os aseguro que no me tomaría la molestia si no fuese porque parece que funciona de cara a traer nuevos lectores.

Sin complicarse tanto la vida, si sabemos de otra web a la que puede interesar que nos promocionemos mútuamente, podemos hacer un intercambio de banners. A Google no le gustan mucho los enlaces recíprocos, pero que le den por culo, si a los lectores de la otra web les puede interesar lo nuestro y viceversa, vale la pena dedicarles un espacio en la barra lateral, al menos durante un par de meses. Yo ahora mismo estoy haciendo un intercambio de banners con Subcultura, y creo que nos va bien a ambos.

Y bueno, antiguamente, el sitio al que ir para conocer otros comiqueros y compartir trucos y montar sinergias el foro del WEE, pero ahora está un poco aletargado y se le echa de menos. Existen todavía foros activos en los que merodean dibujantes de cómics (el de Subcultura, el Focoforo, el de Ilustres…) pero en general me parece a mí que la forería ya no está en su mejor momento y que ahora para charlar con otros autores hay que buscarlos en Twitter, Facebook o Google Plus, o, ya puestos, en persona, en los salones del cómic.

Mi salón del cómic favorito y el que más recomiendo sigue siendo el Salón del Cómic de Zaragoza, pero el Salón del Cómic Social de Santa Coloma de Gramenet y el Salón del Cómic de Barcelona también tienen su gracia, y aunque no he ido nunca porque me pillan más lejos y no se puede estar en todo, he oído cosas bonitas sobre el Salón del Cómic de Getxo, el Expocómic de Madrid. Y este año se estrena lo de Kboom y también lo esperamos con ilusión. Y si dibuja usted tebeos y le gusta comer, yo de usted no me perdería la próxima Comicome.

Mola conocer gente en persona porque hay gente que cae mejor online que in person, pero lo más habitual es lo contrario. Es más, aunque hay excepciones en todos lados y generalizar es algo muy feo, me atrevería a decir que en general los dibujantes de cómics son gente maja, incluso los consagrados, y que es un gremio en el que parece haber menos codazos y menos mala leche que por ejemplo el de la literatura en prosa o el de los artistas plásticos. Y aunque ningún evento me ha aportado picos de tráfico, ni siquiera cuando he participado en charlas o conferencias, a mi entender una visita de un autor que me cae bien y cuyo trabajo admiro puede ser una visita que cuenta por 1000, aunque el Analytics no se entere.

Y creo que por mi parte esto ya está. Si después de estos ladrillazos te has quedado con ganas de más, lo mejor para estar al día en temas de SEO es cotillear de vez en cuando el blog de SEOmoz. Para obtener un buen chequeo de tu web y algunos consejos concretos sobre cómo mejorarla, pruebe Woorank. Para comparativas entre parámetros SEO de su web y las de sus “competidores” lo suyo es el Open Site Explorer. Cuando algún desconocido trate de convencerte para que enlaces su web puedes comprobar su fiabilidad mediante Wot.

Y ya no sé más trucos para tratar de arañar lectores por los sitios pero si me dejan ustedes comentarios estaré encantado de ampliar o corregir lo que sea necesario. Mi sueño es que este post se mantenga evergreen. Espero que les haya resultado útil, les deseo mucha suerte en todos sus proyectos y prometo dejarme de rollos y centrarme en las tiras cómicas por una temporada.

Share Button