Resulta que el prestigioso blogcómic Geek in love (que por cierto, acaba de cumplir un añito, ¡HAPPY BIRTHDAY DEAR GEEKS!) un día decidió aprovechar su popularidad para sacarse unos durillos haciendo cómics patrocinados (si le interesa el tema de patrocinar o ser patrocinado, pásese usted por Zync) pero algunos lectores puñeteros empezaron a mosquearse y acusaron al autor de ser una esclavo del Capital, como si todos ellos hubiesen nacido aristócratas y nunca se hubiesen rebajado a trabajar para ganar dinero.
Ante el acoso de estos liantes, Laian decidió una solución drástica que consistió en despedir a Leo (el protagonista habitual de las viñetas) y humillarlo públicamente con la realización de un casting para suplirlo; vergonzoso espectáculo al que acudieron raudos y veloces un montón de arribistas y trepas dispuestos a ocupar el hueco que Leo dejaba en el corazón de tantos geeks… Mythu, Niño Moco, ZiRta, Monty Pantheon, Jose, Patri, Koopa, la rubia de ¡Eh, tío!, Wargo, varios marcianos… lo intentaron vanamente.
Y la chica que seleccionaba los monigotes era muy maja, así que incluso el Listo se animó a pasarse por ahí (de eso va la tira de hoy, por eso les cuento este rollo).

Y bueno, en el casting el pobre Listo se esforzó por mostrar su lado más tierno y sensible… Pero esfuerzos así suelen resultar vanos cuando luego va el maestro Laian y nos hace un fanart etílico en el que se describen unos hechos y un comportamiento que el Listo, avergonzado, dice que no recuerda, que la chica en cuestión no le suena de nada, que él no se ha comportado nunca así… al menos que él recuerde… pero bueno, ya sabemos cómo son los borrachos, que el día siguiente siempre miran al pasado desde la bruma de la resaca y se hacen los locos:

El Listo borrachuzo, según Laian del blogcómic Geek in Love

Share Button