«Nunca estamos absolutamente lejos de aquellos a los que odiamos. Por la misma razón podría creerse que nunca estaremos absolutamente cerca de aquellos a los que amamos.» (A. S. Piñol)