Clara, la chica que creía que en la capital de Cataluña los camareros tendrían que saber catalán, no se aburría nunca. «Un carajillo.»

Una secuela de Radikal 1, también para la Directa.