«Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.» (Leonardo da Vinci)