Las fantasmagorías eran un entretenimiento precinematográfico muy curioso, que simulaba el movimiento de fantasmas, demonios y monstruitos con trucos primitivos como mover adelante y atrás la el foco de luz que proyectaba los monigotes o mover para los lados los cristales en los que estaban pintados. Vi unas cuantas en una exposición sobre George Méliès y me dio por hacer esta tontería. Resulta que crear imágenes animadas con el Gimp es facilísimo: basta con dibujar los diferentes fotogramas en diferentes capas, y guardarlo como gif marcando la opción de “gif animado” y seleccionando el tiempo que estará visible cada fotograma en ms.

Share Button