La viñeta de hoy está dedicada a mi amigo Oscar, un hombre capaz de ver un ratito de Intereconomía y un ratito de TV3 sin que le explote la cabeza, y de muchas otras gestas admirables.

Share Button