«El justo, como la madera de sándalo, perfuma el hacha que lo abate.»