Este post coló en el Menéame y allí salieron algunos comentarios interesantes que creo que vale la pena reproducir. Aunque la coña de la viñeta siga siendo válida para los capullos que quemaron contenedores a lo largo y ancho de Barcelona durante todo el día, también vale la pena leer:

Sintesis ni análisi: “Muchos de los tipos que quemaban contenedores, al menos los que he visto yo (y he visto cerca de 30), lo hacían para protegerse y protegernos a los que estábamos por allí de que vinieran los mossos y nos atropellaran, pelotearan o apalearan. No es correcto desde muchos puntos de vista, pero cuando la gente está en estado de pánico, después de la carga impresionante en plaza Catalunya y alrededores, trata a toda costa de salvar su culo, y la manera más rápida que encuentran suele ser interponer cosas en el camino de quien quiere rompérselo.
Muchos de los que hacían barricadas en la zona de Balmes, Enric Granados, Consell de Cent, etc. no eran violentos antisistema encapuchados, eran manifestantes normales que se veían en una ratonera y su único modo de salir era cortar las calles como podían. Y yo no puedo más que agradecérselo.”

Perendula: “Nosotros nos hemos quedado en la ratonera, los mossos no dejaban pasar a nadie y cuando les preguntábamos por dónde salir, nos dirigían a las zonas donde estaban cargando los antidisturbios. La única manera que hemos encontrado para salir, ha sido meternos por donde ardían contenedores.”

Vendex: “Yo no he visto las bicis rotas de las que habla (quizas no estuve en ese momento) pero si que he visto los contenedores ardiendo en la calle de arriba del Corte Inglés y seguramente nos han salvado el culo a los manifestantes, porque después, en cuanto se ha apagado el fuego, los mossos han entrado por la calle a todo gas disparando pelotas y humo. Con este movimiento han separado a los de Passeig de Gracia de Plaza Catalunya, y así poco a poco han ido desmenuzando la gran manifestacion que éramos.”

Por otro lado, aclarar que a mí también me sabe mal que de lo que más se hable después de una huelga y unas manifiestaciones como las de ayer sean los contenedores, y que por supuesto la quema puntual de mobiliario urbano me parece mucho menos grave que la brutalidad policial, la reforma laboral, la destrucción del estado del bienestar o el incumplimiento sistemático de las promesas electorales.

Share Button