Es que te paras a escuchar a los fachas y casi parece que alegrarse por el final de la ETA sea un acto revolucionario. Y, por supuesto, eso también nos alegra.

Share Button