«Soy hombre: nada de lo humano me es ajeno» (Terencio)