El programa en cuestión duró poco y el chiste nos quedó obsoleto, pero el guionista aprendió a usar el copypaste del photoshop y ese bonito conocimiento estaba llamado a persistir durante años en su entramado neuronal.

En todo caso, bendita sea la tele que nos trae los Simpson y se encarga de la educación moral de nuestros retoños.

Share Button