De vez en cuando mandamos nuestras tropas a hacer el ganso por los desiertos de Oriente Medio pero nos iría mucho mejor si utilizásemos los poderosos ejércitos de los paises desarrollados para invadir sitios como Luxemburgo, San Marino, Belice, Islas Caimán, Aruba, Suiza, Bahréin, Dominica, Isla de Man, Liechtenstein, Malta, Mauricio, Samoa, Mónaco, Andorra, Bahamas, Gibraltar, Vanuatu, Hong Kong, Uruguay, Seychelles, Bermuda, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Panamá, El Vaticano, Nieves o Tierra del Fuego.
Que seguro que en todos los paraisos fiscales vive gente encantadora, no lo negaremos, pero que también hay por ahí un montón de dinero negrísimo, en muchos casos procedente de actividades delictivas, que se acumula plácidamente para uso y disfrute de los aficionados al tráfico de armas, el tráfico de drogas, las mafias calabresas y el mangoneo supranacional. Molaría pillarlo y usarlo para fines honrados.
La propuesta de empezar por Andorra no es por nada personal, es sólo porque está aquí al lado y parece fácil de conquistar. Si nos damos prisa y atacamos por sorpresa seguro que los pillamos a todos esquiando o relajándose en Caldea o contrabandeando cigarrillos.

Share Button