«Fijarse objetivos demasiado elevados y no alcanzarlos es menos triste que fijarse objetivos demasiado modestos y alcanzarlos» (Michelangelo)