«El tiempo no pasa, pasamos nosotros. Que los días son siempre más o menos iguales, pero las personas se van arrugando.» (Mi vecina, filosofando en el ascensor)