Cuando dibujamos este cómic, las gafas de pasta todavía no se habían puesto de moda entre los modernikis, y las llevaban sólo los tipos raros que estudiaban humanidades. Lo juro.

Share Button