Esto es sólo un pequeño homenaje a los chicos de ¡Oink, oink! que nos han mimado mucho y siempre nos ayudan a conseguir lectores. Un abrazaco cerdícola para ellos.
Por cierto, aunque a penas se pueda leer, representa que hay un pequeño juego de palabras escrito en el saco.

Share Button