Resultó gracioso que Su Majestad se enfurruñase y empezase a pegar gritos a otro Jefe de Estado, aunque se tratase del pesado Hugo Chávez, pero bueno, supongo que en cuatro días nadie se acordará del tema y el título de la viñeta quedará más obsoleto que mi entrañable Spectrum-48k.

Share Button