Y con esto termina la saga del Listo y la educadora social. Han sido 3 años haciendo chistes sobre un tema del que no teníamos ni puñetera idea y que, a simple vista, no parecía nada gracioso.
Y ha sido un honor. Ojalá estos garabatos hayan arrancado alguna que otra sonrisa a tan admirable colectivo y de paso hayan servido para dar a conocer su mundo entre los internautas.
Aprovechamos para mandar un besazo a Sònia y a todas las chicas del CEESC por su amabilidad y buen rollo.
La traducción de la tira diría más o menos tal que así:

EDUCADORA: Un yonki con el que estuve trabajado me ha escrito una carta.

EDUCADORA: Dice que me da las gracias por ser tan buena persona y haberle salvado la vida.

LISTO: Hay muchas faltas de ortografía, pero es lo más bonito que he leído nunca.

Share Button