Para los lectores de tierras lejanas dejen que les cuente que el Caga Tió es el personaje más freak de todas las tradiciones del folklore catalán. Se trata de un tronco mágico al que mimamos y alimentamos con turrón y mandarinas durante los días previos a la Navidad, pero luego lo cubrimos con una manta y los más pequeñajos de la casa lo molen a garrotazos mientras cantan canciones.
El objetivo de la paliza que se le propicia es que se le dilate el esfínter y suelte el contenido de sus intestinos mágicos, porque, como és mágico, lo que caga este tronco no es apestosa caca sino regalos y chucherías para toda la família.
¿Mola o no mola?

Share Button