«La jodienda no tiene enmienda.»