Menuda alegría se pegó el guionista cuando descubrió que, en lugar de esperar a que alguien dibujase sus guiones, podía colgar por ahí directamente los bocetos y que le pagaban lo mismo.

Share Button