“La jerarquía era una pirámide: muchos en la base y tan sólo uno en la cúspide. Dada la mentalidad requerida para escalarla, era algo muy parecido a un helado de cucurucho: tenías que ir subiendo a lametones. La constante aplicación de la lengua al culo del immediatamente superior en la pirámide hacía que aquellos ya cercanos a la cúspide fueran todo lengua” (Samuel Shem)

Share Button