Se van a reir ustedes, pero resulta que a principios de verano contactó con nosotros un tal Señor Mejuto de una misteriosa empresa llamada Gigigo (desconocemos si hay que pronunciarlo ‘shi-shi-gou’ a la inglesa o “ji-ji-go” a la española) y nos propusieron hacer un par de tiras cómicas semanales para mandarlas por los móviles en uno de los servicios de Telefónica.
El problema es que no querían las tiras del Listo, sino que querían dos series de tiras intituladas CHICOS MALOS y SÓLO CHICAS que a pesar de llevar semejantes títulos no debían versar sobre temática gay.
En realidad, nos pidieron explicitamente que no dibujásemos gente desnuda ni mencionásemos partes divertidas del cuerpo humano. Por ejemplo, explicitaron que no se podía hablar de ‘penes’ porque el target del asunto eran adolescentes de 15 a 20 añitos… y supongo que no es cosa nuestra que las víctimas de la ESO aprendan o no anatomía.
Por si todo esto fuese poco, los monigotes garabateados por Àgueda eran demasiado informales y tuvimos que despertar a Oki para que desempolvase sus rotuladores.
De manera que les dibujamos cuatro tirillas y se las mandamos… y las tiras eran tan malas y los Giligós tan maleducados que ni siquiera nos respondieron.
Luego oímos rumores de que no sólo nos habían hecho perder el tiempo a nosotros sino también a Bonache, a Javi Garrón y a otros cracks de los cómics online.
La madre que los parió.
Pero, ya que dedicamos algunos minutos de nuestro precioso tiempo a dibujarlas con ilusión, colgamos aquí las tiras para que se rían ustedes de nuestros intentos de hacer humor adolescente no freudiano.

Share Button