Los procesistas aflojan un poco con lo de la República y vuelven a centrarse en su principal ocupación: criticar el pesebre de la plaza del Ayuntamiento.
«Escandaloso, intolerable, ¡qué barbaridad!»

Share Button