Nos prometieron una república en la que cada día habría helado de postres y nos hemos tenido que conformar con una comunidad autónoma en la que se bebe leche tibia directamente del pezón.

Share Button