«Es necesario que haya uno o varios principios, y aún, en caso de existir uno sólo, que éste sea inmóvil e inmutable.» (Aristóteles)