«El malo lo es por ignorancia, y por tanto se cura de ello con la sabiduría.» (Sócrates)